“Tuve de cáncer de mama a los 28 años. Si el día en que supe que tenía cáncer hubiese sabido también que viviría lo suficiente para preocuparme de las patas de gallo o de las arrugas que produce la risa, habría llorado de alegría”

Este es el testimonio de una mujer que logró superar un cáncer de mama diagnosticado cuando era muy joven.

Porque el cáncer de mama no sólo afecta a mujeres a partir de la edad madura.

El aumento de edad es un factor de riesgo para la enfermedad. De hecho menos del 5% afecta a mujeres menores de 40 años,  pero cada vez se diagnostica más en mujeres más jóvenes.

Y su diagnóstico en estos casos es más complicado.

Sobre todo porque ¿quién se acuerda del cáncer de mama a los 28 años?  A esta edad el riesgo parece lejano y es fácil ignorar los signos de alerta. Incluso algunos profesionales de la salud toman en estos casos una actitud más pasiva de “esperar y ver la evolución”

Además la mamografía, la mejor técnica de detección precoz, es menos efectiva en estas pacientes por  la mayor densidad de las mamas.

El cáncer de mama en mujeres jóvenes puede deberse a una mutación en los famosos genes BRCA1 y BRCA2, como es el caso de Angelina Jolie. Este tipo es agresivo y responde peor a la terapia,  aunque se están realizando importantes avances constantemente.

Por eso el diagnóstico y tratamiento rápidos son claves en la supervivencia. Más del 90 % de las mujeres a las que se detecta un cáncer en fase temprana sobrevivirán a la enfermedad.

Si tengo menos de 40 años, ¿qué puedo hacer para estar alerta frente al cáncer de mama?

En este grupo de edad el conocimiento de los propios riesgos y la autoexploración son claves.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Una historia familiar de cáncer de mama, si lo ha padecido tu madre o hermana… es un importante factor de riesgo.

El haber tenido la primera regla muy joven (antes de los 11 años), tener el primer hijo después de los 30 años o no tener hijos, no haber dado de mamar, tener sobrepeso, llevar un estilo de vida sedentario y fumar o tomar alcohol son otros factores de riesgo para esta enfermedad.

¿Por qué es importante la autoexploración?

Toda mujer mayor de 20 años debe hacerse una autoexploración mensual, y los mejores días son los siguientes a la finalización de la regla. En este enlace explica cómo debes hacerlo.

Familiarizarte con el aspecto normal de tus mamas te dará la oportunidad de notar si se produce el más mínimo cambio.

Cualquier bulto en la mama o en al axila, cambio en el aspecto de la piel o del pezón incluyendo la secreción de líquido debe hacerte consultar rápidamente con tu médico.

La mayoría de las veces será una patología benigna, pero en caso de que no lo fuese tendrás muchas más oportunidades de superarlo.

Debes también acudir al médico para un examen del pecho al menos cada tres años desde los 20 años. Después de los cuarenta el examen deberá ser anual e incluir mamografías.

Otros aspectos que afectan a mujeres jóvenes con cáncer de mama.

Como en todos los casos de cáncer, el miedo y la incertidumbre aparecen rápidamente. El tratamiento y la recuperación pasan a ser absolutamente prioritarios a una edad en que la mujer suele estar  centrada en su familia, estudios o trabajo.

Se verá obligada a tomar decisiones sobre su futuro antes de lo esperado, por ejemplo sobre la preservación de la fertilidad y a discutir las distintas opciones con el equipo médico.

Los efectos físicos y emocionales del tratamiento afectarán al deseo sexual, la confianza y la autoestima  y provocarán ansiedad sobre las relaciones actuales o futuras.

Si hay hijos pequeños, será duro hablar con ellos para explicarles una situación tan dura y que afectará tanto a su vida.

Como no es una enfermedad  frecuente a esta edad, será difícil identificarse con otras mujeres en la misma situación para compartir experiencias, aumentando el sentimiento de soledad.

Por ello y puesto que la mejor opción para superar el cáncer es detectarlo cuanto antes, no tengas miedo a saber y no bajes la guardia.

Esa es la mejor forma de vencer a cualquier enemigo.

Cáncer de mama en mujeres jóvenes
Etiquetado en:    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *