Síndrome del ovario poliquístico, no sólo un problema ginecológico.

Seguro que has oído hablar del síndrome del ovario poliquístico.

Pero si no es así, Nona te cuenta su caso:

«Me diagnosticaron el síndrome del ovario poliquístico hace cuatro años, y soy el vivo reflejo de lo que dicen los libros de medicina sobre esta enfermedad, porque tengo todos los síntomas que describen menos ¡gracias al cielo! la caída del pelo; pero tengo mucho vello en la cara y llevo toda la vida a dieta porque me sobran algunos kilos, sobre todo en la barriga. Tengo reglas que duran un mes o no tengo reglas durante un montón de tiempo. Como soy enfermera, básicamente me diagnostiqué a mí misma. Fui al ginecólogo quién confirmó el diagnóstico después de hacerme una ecografía y algunos análisis de sangre. He estado doce años tomando anticonceptivos y mejoré bastante, pero hace poco los dejé porque quiero quedarme embarazada. Mi médico me recetó clomifeno, pero todavía nada…»

El síndrome del ovario poliquístico es la alteración hormonal más frecuente en mujeres en edad fértil (lo padecen entre un 5 y 8 %), es la causa más común de infertilidad femenina y  lo que cuenta esta paciente, como ella dice es «de libro».

Vamos a repasar los síntomas.

Son varios, empiezan muy pronto después de la pubertad, se mantienen en el tiempo y algunos  empeoran con la menopausia.

En las adolescentes, la falta de menstruación o una menstruación más espaciada de lo normal (por ejemplo tener la regla sólo 6 u 8 veces al año) debe hacer sospechar del síndrome de ovario poliquístico.

La alteración de las hormonas puede estar impidiendo que el óvulo madure y se libere para ser fecundado (ovulación). Al no liberarse, se  queda dentro del ovario formando  un pequeño “quiste” (no son quistes reales, si no óvulos inmaduros), estos “quistes” se acumulan y el ovario aumenta de tamaño.

Como no hay una ovulación normal seguramente existirán problemas de fertilidad.

Se produce también un exceso de hormonas masculinas que provoca acné, piel grasa y aumento del vello corporal, generalmente en la barbilla, labio superior y vientre. El aumento del vello (o hirsutismo) se da en un 70 % de las mujeres con síndrome del ovario poliquístico y preocupa bastante a las pacientes. Por el contrario el cabello de la cabeza suele ser más fino y llegar a la calvicie en algún caso.

En un 44 %  de los casos se presenta  resistencia a la insulina. La insulina es una hormona que tu cuerpo necesita para que la glucosa pase de la sangre a las células y pueda ser utilizada, pero  en este síndrome  la insulina no trabaja de modo eficiente y  tienes que producir más cantidad para mantener los niveles de azúcar en sangre dentro de los límites normales.

Como consecuencia hay sobrepeso y obesidad. Es un tipo de obesidad característica en la que  la barriga engorda más con relación a las caderas y que supone un aumento de riesgo significativo de infarto de miocardio en la mujer.

La obesidad por sí misma provoca alteraciones en el ciclo menstrual, por ello la fertilidad en pacientes obesas con síndrome de ovario poliquístico está especialmente disminuida.

Antes se pensaba que los cuatro síntomas anteriores (falta de regla, pequeños “quistes” en el ovario, aumento del vello y obesidad) debían existir en todos los casos, hoy  se sabe que puedes estar delgada o tener reglas regulares y a pesar de ello padecer esta enfermedad.

Puede suceder lo contrario, que tengas ovarios poliquísticos (de hecho un 16-25 % de las mujeres los tienen) pero no padezcas el síndrome.

Las manchas negras o engrosamientos de la piel también pueden ser síntomas de con la enfermedad.

Si tienes alguno de los síntomas lo lógico es acudir a tu médico de cabecera, que te derivará seguramente al ginecólogo, al endocrino o al dermatólogo porque es una patología que implica varias especialidades.

¿Por qué se produce el síndrome del ovario poliquístico?

Si tu madre o hermanas lo sufren, tú tendrás más probabilidades. Esto y el que empiece tan pronto después de la pubertad indican que la causa es probablemente genética.

Actualmente los investigadores están tratando de encontrar qué genes son los que causan el desequilibrio hormonal característico de la enfermedad.

¿Cómo se diagnostica?

No hay una prueba específica para el diagnóstico, debe basarse en los síntomas.

Como de costumbre, tu médico te hará la historia clínica preguntándote por tus reglas, tus cambios de peso o cualquier otro problema que considere relacionado.

Si en tu familia hay casos de diabetes o problemas hormonales, házselo saber.

Tendrá hacer un diagnóstico diferencial con otras enfermedades y para ello realizará un examen pélvico, pedirá análisis de sangre con niveles de hormonas, colesterol y glucosa entre otros, una ecografía vaginal y calculara tu índice de masa corporal (un indicador de sobrepeso y obesidad).

Te diagnosticarán la enfermedad si cumples dos de los siguientes tres puntos:

  • ovulación escasa o falta total de ovulación.
  • exceso de hormonas masculinas
  • múltiples y pequeños “quistes” en el ovario diagnosticados por ecografía

Aunque el síndrome no puede prevenirse, es importante que se diagnostique pronto porque es factor de riesgo para la aparición de otras enfermedades, como la diabetes tipo II,  enfermedades cardiovasculeres (aumentan los niveles de colesterol y la tensión arterial), problemas de infertilidad, depresión y ansiedad y eleva hasta tres veces la probabilidad de cáncer de endometrio con respecto a mujeres que no lo padecen.

¿Cuál es el tratamiento del síndrome del ovario poliquístico?

Actualmente no se cura, pero puede controlarse.

El tratamiento dependerá de tus síntomas y de si quieres quedarte embarazada o no.

Debes saber que es una de las enfermedades donde los cambios en el estilo de vida dan mejor resultado.

Si tienes sobrepeso, es decir un índice de masa corporal mayor de 28, adelgazar puede ser todo el tratamiento que necesites. Volvemos a los consejos de siempre: haz una dieta sana y ejercicio.

Si fumas, déjalo.

En muchos casos, sólo con estas medidas se logra restablecer la ovulación y reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes. Con sólo un 10 % de pérdida de peso se puede conseguir que los ciclos vuelvan a ser regulares.

Si la pérdida de peso no funciona o simplemente no la necesitas porque eres una paciente que ya está delgada tu médico puede probar con medicamentos que “ayuden a la insulina” a realizar su trabajo bajando el nivel de glucosa en sangre, por ejemplo la metformina, aunque últimamente se está revisando su eficacia.

Si no quieres quedarte embarazada, una tercera opción son los anticonceptivos orales que controlan el ciclo menstrual, mejoran el acné y disminuyen los niveles de hormonas masculinas. Una vez dejes los anticonceptivos, los síntomas volverán.

Para disminuir el exceso de vello pueden usarse algunos medicamentos como la espironolactona, pero es mejor utilizar tratamientos cosméticos: cremas depilatorias, electrodepilación o depilación por láser.

¿Qué pasa si quiero quedarme embarazada?

Como la mayoría de mujeres con este síndrome presentan problemas de esterilidad por falta de ovulación, conseguir que la ovulación vuelva a producirse es el objetivo principal si buscas quedarte embarazada.

En este caso y siempre que los cambios en el estilo de vida no hayan resultado, la mejor opción es el citrato de clomifeno. Es barato y de fácil administración, ya que se toma vía oral y consigue la ovulación el 75-80 % de los casos, aunque el número de embarazos es menor, sobre el 30-40%.

El clomifeno se puede combinar con metformina, pero si aun así no te quedas embarazada, tu médico usará otros medicamentos llamados gonadotropinas. La administración es más complicada porque hay que inyectarlos y es más fácil que produzcan efectos no deseados por ejemplo una estimulación excesiva del ovario que puede resultar muy grave.

Por eso es importante vigilar el efecto que están produciendo estos fármacos mediante ecografía.

Algunos métodos quirúrgicos como dar pequeños cortes en el ovario pueden estimular la ovulación pero se usan poco debido a los efectos secundarios.

En caso de no conseguir el embarazo con clomifeno o gonadotropinas, tendrás que recurrir a técnicas de reproducción asistida.

Una vez que te quedes embarazada debes tener en cuenta que las mujeres con síndrome del ovario poliquístico tienen mayor riesgo de abortos de repetición, diabetes gestacional y hipertensión durante el embarazo.

No, no te librarás de este síndrome con la menopausia.

Aunque parece que una enfermedad que se llama síndrome de ovario poliquístico debería resolverse cuando tus ovarios dejan de funcionar, no es éste el caso puesto que como hemos visto afecta a otros órganos.

Tradicionalmente se ha ignorado este hecho, y los estudios se han centrado en los problemas durante la edad fértil, pero es una enfermedad crónica y debe tratarse a lo largo de toda tu vida.

Ten en cuenta que en los años previos a la menopausia el riesgo de pólipos e incluso de cáncer endometrial es mayor si padeces este síndrome.

Al llegar la menopausia, la resistencia a la insulina no desaparece y  tendrás más riesgo de diabetes y enfermedad cardiovascular.

Los sofocos serán menos frecuentes e intensos, pero el hirsutismo y tendencia a la calvicie aumentarán, lo que como es lógico afecta profundamente a la autoestima y a la imagen corporal.

Para finalizar.

Quedémonos con otra paciente, Lisa quien nos cuenta: “soy una mujer de 29 años y síndrome del ovario poliquístico. Cuando tenía 24 años todavía no lo sabía. Intenté quedarme embarazada y estuve cuatro años sin conseguirlo, pero cuando me diagnosticaron mi médico me puso a dieta y me recetó metformina. Esto fue en julio del año pasado y en octubre ya estaba esperando a mi bebé”

Lisa resolvió su problema rápido y no siempre es tan fácil, pero no olvides que un cambio en el estilo de vida da excelentes resultados y que la enfermedad puede controlarse.

 

5 thoughts on “Síndrome del ovario poliquístico, no sólo un problema ginecológico.

  • 21 octubre, 2015 a las 17:12
    Enlace permanente

    Tengo insertado en el útero un DIU Mirena hace tres años y en la última revisión me dijeron que tenía dos quistecitos funcionales en el ovario izquierdo. Además de los sangrados irregulares tengo sangrados, a veces de color marrón chocolate y dolores frecuentes en la zona baja del abdomen y en el lado izquierdo. Es un dolor sordo y constante que dura varios días y después desaparece y vuelve a aparecer pasado un tiempo.
    Mi pregunta es que si todos estos síntomas son normales dada mi historia clínica.
    Muchas gracias.

    Responder
  • 23 marzo, 2018 a las 22:31
    Enlace permanente

    Me destetaron ovario poliquitico están pequeño pero no es síndrome que tengo si no eso y estoy en tratamiento y a parte de
    Ya he tenido una niña ya tiene 10ańos

    Responder
    • 25 marzo, 2018 a las 10:19
      Enlace permanente

      Buenos días,
      es posible tener ovario poliquístico pero sin el síndrome. Si tu consulta es porque quieres un nuevo embarazo y tus ciclos son regulares, el ovario poliquístico no debería ser un problema. Habría que buscar otras causas.
      Un cordial saludo.

      Responder
  • 15 septiembre, 2018 a las 16:09
    Enlace permanente

    Buenos días. Tengo 45 años, y SOP diagnosticada por ciclos anovulatorios y exceso de hormonas masculinas (pero sin acné, hirsutismo, ni sobrepeso…). Sí tengo prediabetes, y tuve diabetes gestacional (aunque acabó en aborto). Hace pocos años empecé con quistes funcionales en los ovarios, y reglas cada vez más dolorosas. He probado Cerazet 75 por cinco meses, y los quistes han desaparecido, pero no las reglas dolorosas. Ahora me han prescrito el DIU Mirena. Para el examen del endometrio, me saltaban las lágrimas por el dolor, y ahora tengo miedo a la implantación del DIU. También me surgen dudas sobre el Mirena, puesto que no evita la ovulación en totas las mujeres. Dada mi alteración hormonal, y haber tenido hiperestimulación ovárica con los tratamientos de fertilidad, puedo confiar en tratamientos hormonales, con o sin progesterona?
    Gracias por antemano

    Responder
    • 16 septiembre, 2018 a las 22:14
      Enlace permanente

      Buenas tardes, no puedo contestar en tu caso pues la respuesta necesita unos datos que no tengo. Es una pregunta clínica que requiere una exploración e información que sólo podrías facilitarme de forma presencial. Debes consultar con tu ginecólogo.
      Un cordial saludo.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *