Si eres sexualmente activa y quieres evitar quedarte embarazada debes elegir un método anticonceptivo.

Los anticonceptivos orales son el método más utilizado después del preservativo masculino y  por eso están entre los medicamentos mejor conocidos, porque se usan desde hace mucho tiempo y por un número muy grande de mujeres.

La amplia experiencia que hay con ellos avala su seguridad.

Por ejemplo, hace años se recomendaba «descansar» de la píldora.

Hoy no se considera necesario porque no se ha demostrado que ese «descanso» beneficie la salud mientras que aumenta el riesgo de embarazo no deseado.

Debes saber que la eficacia de los anticonceptivos orales es muy alta (sobre el 99%) cuando se utilizan correctamente.

Usarlos correctamente significa no olvidarse de tomarlos y mejor hacerlo siempre a la misma hora.

En caso contrario la eficacia disminuye hasta el 90 %.

¿Los anticonceptivos orales son todos iguales?

No, hay varios tipos y la mayor diferencia está en las hormonas que contienen.

Los hay que llevan estrógenos y gestágenos («píldora») y los que sólo contiene gestágenos («minipíldora»).

Como cualquier otro medicamento pueden tener efectos secundarios.

Algunos de ellos son sólo un ligero fastidio pero otros pueden resultarte tan molestos que decidas dejar de tomarlos.

Y algunas veces estos efectos secundarios son muy serios y ponen en riesgo la vida.

Aquí tienes los más comunes, que afortunadamente no son los más graves:

1. Sangrado entre reglas.

Es considerado por las mujeres como el más fastidioso.

Se produce sobre todo durante los tres primeros meses de tratamiento.

Es muy frecuente,  se da en el 50% de mujeres que toman anticonceptivos y es bastante molesto porque el sangrado puede presentarse cuando menos te lo esperas.

Si te ocurre ¿qué debes hacer?

Pues no te agobies y  continúa tomando el medicamento. Generalmente el sangrado desaparecerá en algún tiempo.

Consulta con tu médico sólo si dura más de cinco días mientras estás tomando la píldora activa o si es muy abundante durante más de tres días.

2. Falta de reglas.

A pesar de estar tomando correctamente la píldora puede que te falte la regla.

También es un efecto frecuente y que se ve favorecido por algunos factores como el estrés o los viajes.

En cualquier caso, si te falta la regla debes considerar el embarazo como una posibilidad. Si crees que puedes estar embarazada, deja el tratamiento y consulta con el médico.

Si has estado tomando anticonceptivos durante más de dos años y decides dejarlos es posible que durante un tiempo no tengas reglas.

No te preocupes, el patrón de sangrado volverá a normalizarse aproximadamente en los seis primeros meses tras dejar los anticonceptivos.

2. Náuseas.

También se producen sobre todo al principio y suelen ser suaves.

Para evitarlas toma la píldora con comida o antes de irte a dormir.

Si persisten puedes consultar con el médico, a veces un cambio de marca te ayudará.

3. Retención de líquidos.

Como consecuencia las mamas se hinchan y aumenta su sensibilidad provocando dolor.

Para disminuir la incomodidad debes reducir el consumo de sal y cafeína y utilizar un sujetador adecuado.

Normalmente mejorarás tras las primeras semanas de tratamiento.

Por supuesto si notas la presencia de un bulto o el dolor persiste, debes acudir al médico.

Otra consecuencia de la retención de líquidos en zonas como las caderas y las piernas es el aumento de peso, aunque no hay ganancia de grasa.

4. Dolor de cabeza

Si es tu caso, y notas que sufres dolores de cabeza que antes no tenías, consulta con tu médico.

5. Cambios de humor.

Más probables si tienes depresión o la has tenido anteriormente.

Es algo que tienes que contarle también al médico antes de iniciar un tratamiento con anticonceptivos orales.

Si la depresión aparece una vez que has empezado el tratamiento hay que distinguir si está producida por  los anticonceptivos o no,  porque si realmente es causada por ellos puede ser mejor optar por un método no hormonal.

En este caso un cambio de marca no ayuda.

6. Disminución del deseo sexual

En algunas mujeres se produce debido a las hormonas que contienen los anticonceptivos.

Si persiste, consulta con tu médico pues puedes intentar el cambio a otra marca que contenga hormonas de mayor efecto androgénigo tipo “testosterona” que aumentan el deseo sexual.

Si no mejoras, elige un método no hormonal.

7. Modificaciones de la secreción vaginal, pudiendo aumentar o disminuir la lubricación vaginal

8. Alteraciones de las encías

Al igual que en la menopausia, el uso de anticonceptivos orales puede alterar la salud de tu boca, provocando mayor sensibilidad y sangrado de las encías.

Los anticonceptivos orales más modernos llevan menos dosis de hormonas y por eso hay menos gingivitis asociadas, pero es recomendable que vigiles tus encías.

¿Alguno de los efectos adversos puede ser grave?

Sí, los anticonceptivos que contiene estrógenos («píldora») aumentan el riesgo de tromboembolismo, un efecto adverso muy grave y que requiere atención inmediata.

Los síntomas que no debes ignorar son: dolor abdominal fuerte, dolor en el pecho y sensación de falta de aire, dolores de cabeza severos, pérdida de visión o visión borrosa, dificultad para hablar y dolor o hinchazón súbita de las piernas.

Si fumas y tienes más de 35 años no debes usar la «píldora» porque el riego de tromboembolismo es muy alto. Y aún mayor en el caso de los medicamentos más modernos. En tu caso la mejor opción es la «minipíldora». Recuerda que debes tomarla siempre a la misma hora, si te retrasas más de 3 horas la eficacia anticonceptiva de la «minipíldora» se pierde.

¿Aumenta el riesgo de cáncer con los anticonceptivos orales?

La mayoría de estudios en este caso se refieren a la «píldora», es decir la que contiene estrógenos y gestágenos puesto que se ha usado mucho más que la «minipíldora»

En los estudios publicados se observa un ligero aumento de riesgo para  algunos tipos de cáncer como el de mama, aunque desaparece después de 10 años de abandonar los anticonceptivos.

Parece aumentar ligeramente el riesgo de cáncer hepático y de cuello de útero. En este último caso en mujeres portadoras del virus del papiloma humano.

Pero también se observa un ligero descenso en el riesgo de cáncer de ovario, cáncer de endometrio y cáncer colorrectal.

Recuerda, hay muchas opciones para elegir un anticonceptivo oral.

Dependiendo de tus preferencias y de tu historia médica y familiar algunos se adaptarán a tí mejor que otros.

En cuanto a seguridad, si se usan adecuadamente son medicamentos muy seguros.

A la hora de decidirte por un método anticonceptivo u otro ten en cuenta que hay muchas opciones y por ejemplo si eres olvidadiza un implante o un DIU te convengan más.

¿Tomas anticonceptivos orales? Los 8 efectos secundarios más comunes
Etiquetado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *