parto normal primera fase

Si estás a punto de dar a luz por primera vez habrás oído muchas historias sobre el parto, sobre todo de las mujeres de tu familia y tus amigas que ya parieron antes, y además por tu cuenta buscarás información sobre el tema para saber a qué te enfrentas.

A pesar de todo, seguramente cuando llegue el momento te sentirás algo perdida.

En este artículo intentaré ayudarte explicando un poco cómo se atiende la primera fase de un parto normal en el medio hospitalario y desde mi punto de vista. Obviamente no he parido nunca pero he hecho miles de partos a lo largo de mi vida incluyendo los de mis cuatro hijos.

Primero veamos que es el parto.

El parto consiste en una serie de contracciones involuntarias, rítmicas y progresivas que consiguen que el cuello uterino se vaya “borrando”, es decir haciéndose más corto y delgado, y  dilate hasta permitir que el bebé pase a través de él.

Veamos ahora qué es un parto normal.

Si en el embarazo no te detectan ningún factor de riesgo, tu parto comienza espontáneamente entre las semanas 37 y 42 de gestación,  el bebé nace en posición cefálica y después del nacimiento tanto tú como el bebé estáis en buenas condiciones, tu parto será un parto normal. Pero esto no se sabrá hasta que acabe.

En tu primer embarazo, durará entre 12 y 18 horas. En embarazos posteriores durará menos, entre 6 y 8 horas.

¿Cuántas fases tiene un parto normal?

Tiene tres fases:

  • La primera va desde que comienzan las contracciones hasta que tu cuello uterino dilata 10 cm que es lo que llamamos “dilatación completa”. Esta fase se divide en otras dos, la latente (pródromos) en que sentirás contracciones irregulares que empiezan a borrar el cuello. No son muy dolorosas y conseguirán que el cuello dilate hasta los 4 cm. Durará unas 8 horas en tu primer embarazo. Después comienza la fase activa (dilatación) en la que el cuello dilata completamente a un ritmo variable, de aproximadamente 1,2 cm por hora en el primer embarazo. Durante esta fase el bebé irá descendiendo a través de tu pelvis.
  • La segunda fase (expulsivo) va desde que dilatas completamente (10 cm) hasta que nace el bebé.
  • La tercera fase (alumbramiento) va desde que nace el bebé hasta que expulsas la placenta.

En este artículo explicaré sólo la primera fase del parto normal (dilatación), o sería demasiado largo.

¿Prefieres parir en casa o en el hospital?

Lo normal en nuestro medio es que el parto se haga en el hospital. Seguramente preferirías la intimidad y confort de tu casa, pero tienes que valorar que entre el 20 y el 25 % de las complicaciones del parto se producen en mujeres que supuestamente no tenían factores de riesgo. Por eso los profesionales que atendemos partos y la mayoría de las mujeres prefieren la seguridad que da el medio hospitalario, aunque sea menos cómodo y sientas que tienes menos control sobre el proceso.

En cualquier caso, es una decisión tuya pero debes conocer todos los datos.

Un hecho sorprendente es que dada la cantidad de partos que se hacen todos los días, hay muy pocos ensayos clínicos que los estudien. Por eso la mayoría de las recomendaciones se basan en la experiencia clínica y los datos de estudios observacionales, es decir que no comparan dos grupos de pacientes. La evidencia de estos estudios siempre es menor que la de un ensayo clínico.

¿Qué factores influirán en tu satisfacción con la experiencia del parto?

Hay cuatro factores importantes:

  • Que se cumplan tus expectativas.
  • Que recibas suficiente apoyo por parte de tu entorno más cercano.
  • Que confíes y tengas una buena relación con los profesionales que van a atenderte
  • Que puedas influir de algún modo en la toma de decisiones, que no sientas que tu opinión no es importante.

La presencia de tu pareja en el parto te será muy útil y las clases de preparación al parto os ayudarán a conocer mejor el proceso y a  planificar en lo posible la experiencia.

¿Cuándo debes ir al hospital si crees que estás de parto?

Una pregunta difícil de responder sobre todo la primera vez que te encuentras en esta situación.

Puedes tener contracciones dolorosas y no estar de parto. Sólo las contracciones que provocan la dilatación del cuello a lo largo del tiempo son criterio para decir que el parto ha empezado.

Si se ha roto la bolsa o has expulsado el tapón mucoso (una pequeña cantidad de moco y sangre) es más probable que el parto haya empezado realmente. Entre el 80 y el 90 % de las mujeres en las que se rompe la bolsa y están a término del embarazo, el parto comienza en las siguientes 24 h.

El tiempo más adecuado en que una mujer debe ser ingresada en el hospital durante un parto normal tampoco está claro. Lo mejor es hacerlo cuando empieza la fase activa, es decir cuando se han alcanzado los 4 cm de dilatación.

Obviamente tú no puedes saber cuándo esto ocurre. Muchas mujeres van al hospital antes de alcanzar estos 4 cm y según los datos tienen mayor probabilidad de intervenciones como la administración de oxitocina o de sufrir una cesárea, pero los riesgos de mandarlas de nuevo a casa hasta que alcancen los 4 cm y luego readmitirlas no se han estudiado.

Como norma, debes ir al hospital si sientes que se rompe la bolsa o tienes contracciones regulares cada 6 minutos o menos y que duren al menos 30 segundos, a la largo de un periodo de 30-60 minutos.

Basándose en estos datos y en el hecho de si hay o no ruptura de la bolsa o sangrado uterino habrá que decidir si el parto realmente ha comenzado o no. Si no ha comenzado, pasarás un tiempo en observación hasta que empiece y si no lo hace en unas horas, probablemente te enviarán a casa.

Qué esperar cuando llegas al hospital.

La persona que te atienda, normalmente una matrona, revisará la historia de tu embarazo, te tomará la tensión, la temperatura, te pesará, comprobará tu frecuencia cardíaca y la frecuencia y duración de las contracciones.

Tendrá que hacerte un tacto vaginal y empezará a controlar el latido cardíaco del bebé.

Tacto vaginal, una molestia necesaria.

Tendrás que soportar un “tacto vaginal” para comprobar si el cuello se está borrando. El  número de tactos vaginales debe limitarse al máximo para disminuir tu incomodidad y la posibilidad de infección, sobre todo si ya has roto la bolsa.

Pocos ensayos clínicos han evaluado la frecuencia óptima del tacto vaginal. Pero al menos en esta fase de dilatación es necesario al llegar al hospital y después cada 4 horas. También antes de administrar la analgesia o anestesia.

¿Cuál es el propósito de este exhaustivo examen físico inicial?
  • Averiguar si has roto la bolsa o no. En el caso de que esté rota comprobar si existe meconio, que puede ser peligroso si el niño lo aspira.
  • Comprobar que el sangrado uterino no es excesivo. Hay situaciones que pueden poner en riesgo tu vida y la del bebé como como la placenta previa o un desprendimiento prematuro de la placenta que cursan con sangrado abundante.
  • Comprobar que efectivamente el cuello se está borrando y estás dilatando para asegurarnos de que el parto ha comenzado realmente. Una vez hayas alcanzado los 4 cm de dilatación, te administrarán la anestesia epidural si así lo habías decidido previamente y no existe contraindicación para ello.
Control del bienestar del bebé durante el parto normal.

La vigilancia o “monitorización” del latido fetal es el método más usado para comprobar el bienestar del bebé.

Hay que medir la frecuencia cardíaca que debe estar entre 110 y 160 latidos por minuto  y cómo varía cuando hay una contracción. Esto permite comprobar como el bebé está tolerando las contracciones. Los cambios en la frecuencia cardíaca pueden alertar de un problema, pero un latido normal te asegura a ti y a tu médico o matrona que el parto, de momento, va bien.

Sin embargo, al principio no será necesaria una monitorización tan estrecha del latido del bebé cuando el riesgo es bajo, así tú estarás más cómoda y podrás moverte más libremente. Lo normal es hacer un registro al llegar al hospital y si todo es normal controlar el latido del bebé de forma intermitente.

Preparación inmediatamente antes del parto.

Ya no se recomienda la administración de un enema ni el afeitado perineal, que antes eran algo rutinario. Las últimas revisiones no apoyan estas prácticas que son bastante molestas para ti y no se ha demostrado que sean beneficiosas.

¿Se puede comer o beber durante el parto normal?

Desde siempre, se ha prohibido comer o beber durante el parto porque si necesitases anestesia general podrías aspirar el contenido del estómago y esto es una complicación bastante grave. Sin embargo con las actuales técnicas de anestesia este riesgo es muy pequeño. En general las distintas guías clínicas permiten tomar agua y líquidos claros como zumo o té en mujeres con bajo riesgo de anestesia general, pero no alimentos sólidos. Se recomienda la toma de bebidas isotónicas en esta fase (tipo Aquarius) para evitar que te agotes por el esfuerzo.

Si por alguna razón no puedes tomar líquidos, habrá que hidratarte con sueros y proporcionarte glucosa, ya que el consumo de glucosa durante el parto es tan alto como si estuvieses haciendo un ejercicio vigoroso y continuo.

¿Qué posición es mejor en la fase de dilatación?

Tanto la posición como la actividad dependerán de tus preferencias.

Debes adoptar la posición en la que te encuentres más cómoda excepto si necesitas una monitorización cuidadosa.

Existe una revisión que muestra que pasear, estar de pie o sentada durante esta fase no tiene efectos perjudiciales para la madre o el bebé y puede acortar la duración del parto.

¿Es necesario romper la bolsa si no lo ha hecho espontáneamente?

No hay evidencia de que tenga ningún beneficio. La ruptura de la bolsa aumenta el riesgo de infección y prolapso del cordón, y según los estudios no acorta el tiempo que dura el parto o reduce el porcentaje de cesáreas. En ocasiones habrá que romper la bolsa, pero ahora no se recomienda de forma rutinaria.

Plan de parto.

Debes saber que tanto el Ministerio de Sanidad como el Gobierno de Extremadura han publicado documentos con recomendaciones para la atención al parto normal donde se tiene en cuenta todo lo que te he contado en este post, y que tienes el derecho de establecer tus preferencias a la hora del parto en el llamado “Plan de Parto”. Es un documento que irás elaborando a lo largo del embarazo junto con los profesionales sanitarios.

Se trata con estas iniciativas de hacer que el parto sea más humano y te sientas lo más cómoda posible ofreciendo además la seguridad del medio hospitalario.

Espero que esta información te sea útil, en futuros post hablaré de las otras fases del parto. Si pronto vas a ser madre deseo que todo vaya estupendamente, como por otra parte es lo habitual. La mayoría de los partos no tiene complicaciones graves, aunque sólo se habla de éstas cuando ocurren.

Si tienes alguna duda más, estamos aquí.

Etiquetado en:

2 thoughts on “Parto normal, primera fase. Cómo enfrentarte a ella

  • 26 marzo, 2017 a las 20:44
    Enlace permanente

    El artículo me ha resultado clarificador y de gran ayuda. Espero que pronto pueda publicar otros correspondientes al resto de fases. Muchísimas gracias, doctor

    Responder
    • 27 marzo, 2017 a las 10:46
      Enlace permanente

      Me alegro que te haya ayudado. Intentaré seguir con las siguientes fases, mi problema es la falta de tiempo. Un saludo.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *