regla irregular

Muchas pacientes consultan por lo que consideran alteraciones de la regla, pero la regla tiene muchos patrones distintos.

Por eso, lo primero que voy a hacer es explicarte cuando un sangrado uterino (o “regla”) se considera anormal.

Utilizaré la clasificación de la FIGO (Federación Internacional de Obstetricia y Ginecología) porque me parece bastante clara.

La regla irregular se considera cuando existe alguna de las siguientes alteraciones:
  • Alteraciones del intervalo entre reglas: cuando el intervalo entre reglas es muy variable o si debiendo tenerla, no tienes regla.
  • Alteraciones de la cantidad, es decir sangrado muy abundante o muy escaso.
  • Alteraciones de la duración, si el sangrado dura demasiado o demasiado poco.
  • Sangrados no menstruales, por ejemplo entre períodos o después de las relaciones sexuales.
  • Sangrados cuando estás embarazada o no estás en edad reproductiva (antes de los 9 años o después de la menopausia).

Hasta aquí no he aclarado mucho porque no hemos definido todavía qué es lo normal.

Qué se considera una regla “normal”.

Otra vez según la FIGO, una regla normal es:

  • La que tiene un intervalo entre 24 y 38 días. Aunque seguro que ya lo sabes, te recuerdo que el ciclo menstrual comienza a contarse el primer día de la regla y acaba el primer día de la regla siguiente. En la mayoría de las mujeres es de unos 28 días.
  • El sangrado dura entre 4 días y medio y 8 días.
  • Las pérdidas de sangre están entre 5 y 80 ml por ciclo. Un 25 % de las mujeres que sangran más de 80 ml por ciclo tienen anemia. En la práctica clínica, para el médico es muy difícil calcular de manera objetiva la cantidad de pérdidas menstruales, por eso la información que tú proporciones es fundamental. Para que te hagas una idea, una cucharada equivale a unos 15 ml.

Como puedes ver hay una gran variabilidad. Es más, organizaciones distintas a la FIGO dan otros patrones de normalidad, por ejemplo el Colegio Americano de Ginecólogos considera que el período normal entre reglas es de 21 a 35 días.

¿Qué te quiero decir con esto? Que tú, que conoces tu cuerpo consideres que algo es  “anormal” cuando notes diferencias respecto a lo que es habitual en ti.

¿A qué edad es más frecuente que la regla sea irregular?

Aunque no tiene nada que ver con la regla, las niñas recién nacidas pueden tener pequeños sangrados durante algunos días debido a los estrógenos producidos por la placenta. Aprovecho para decirlo aquí para que las madres no se preocupen.

La edad es el factor más importante de sangrado irregular.

Son muy comunes las reglas irregulares en las adolescentes (entre los 9 y 16), durante los primeros años tras el primer período. Pueden empezar siendo largas, de unos 45 días y se van acortando en los años siguientes. No es algo que deba preocuparte, en general se resuelve cunado los niveles hormonales se estabilizan.

Entre los 25 y 35 años la mayoría de las mujeres tienen los ciclos típicos entre los 21 y 35 días. Alrededor de los 40 pueden acortarse; pero de nuevo en mujeres cercanas a la menopausia es normal que el intervalo entre reglas sea más impredecible y que el sangrado sea más o menos intenso. Se debe también a los cambios hormonales y a que a veces la ovulación no se produce. Estos periodos tan cambiantes pueden durar más de 10 años.

Otro factor de riesgo es el sobrepeso que puede afectar tu producción de hormonas. Perder peso puede prevenir la regla irregular.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de un sangrado anormal?

Hay cuatro grupos principales:

  • Alteraciones hormonales como las que se pueden producirse por la toma de anticonceptivos, en el síndrome de ovario poliquístico o en las que suceden cerca de la menopausia. En el caso de alteraciones hormonales es frecuente la falta de ovulación y entonces las reglas pueden ser completamente irregulares.
  • Causas orgánicas como infecciones, engrosamiento de las paredes del útero, pólipos y miomas y algunos tipos de cáncer como el de cuello del útero o el de endometrio. La causa orgánica está presente en el 25 % de las pacientes.
  • Complicaciones del embarazo como aborto o embarazo ectópico.
  • Enfermedades no ginecológicas como problemas de coagulación, hipotiroidismo o enfermedad renal o hepática.

Algunas veces no se encuentra la causa.

¿Cuándo debes ir al médico por la regla irregular?

Cuando se produzca un cambio importante en tu patrón de la regla durante tres o más ciclos o cuando la cantidad de sangrado sea tan grande que afecte a tu vida normal o pueda producirte anemia.

Y muy importante: ante cualquier sangrado después de la menopausia, pues aunque la mayoría de las veces la causa será benigna, habrá que descartar procesos malignos.

Cualquier sangrado antes de la edad normal de la primera regla (menarquía),  también debe consultarse.

¿Qué pruebas tendrás que hacerte?

Las habituales: el médico recogerá tu historia, y tendrás que explicarle la duración y cantidad del sangrado y si se acompaña de otros síntomas como dolor o fiebre.

Un examen pélvico y ecografía para confirmar que el sangrado es uterino y no procede del recto o los genitales externos y a lo mejor una citología. Dependiendo de los resultados puede ser necesario hacer una biopsia o una histeroscopia.

Si estás en edad de tener hijos también un test de embarazo.

Seguramente tendrás que hacerte análisis de sangre y orina para descartar las enfermedades no ginecológicas.

¿Cómo se trata la regla irregular?

Una vez que se ha diagnosticado la causa, ésta será la que hay que tratar.

Si no se encuentra una causa física o enfermedad causante y no afecta a tu vida diaria, a no ser que el sangrado sea tan abundante que te produzca anemia, una opción será simplemente permanecer vigilante y esperar. Sobre todo si por edad lo normal es que el problema se resuelva por sí mismo (si eres adolescente cuando tus reglas se estabilicen; si estás cerca de la menopausia cuando llegues a ella y la regla desaparezca).

En el caso de que haya que poner tratamiento deberás plantearte junto con tu médico una serie de cuestiones:

  • el sangrado ¿es tan irregular o abundante que ha producido cambios en tus costumbres diarias?
  • ¿Piensas quedarte embarazada en el futuro?
  • ¿Quieres un tratamiento que sea también anticonceptivo?
  • ¿Prefieres evitar el tratamiento médico si es posible?

Hay opciones de tratamiento médico o quirúrgico.

Entre los medicamentos más usados están los propios anticonceptivos, incluyendo el DIU hormonal (MirenaR), si la causa son las alteraciones hormonales y no deseas quedarte embarazada.

Los antiinflamatorios no esteroideos (como el ibuprofeno o el naproxeno) ayudan a disminuir la cantidad de sangrado y el dolor.

Existe otro medicamento, el ácido tranexámico (AmchafibrinR) que se usa en caso de sangrados muy abundantes. No es una hormona, sino que ayuda a la sangre a coagularse.

Si es un sangrado agudo tan abundante que produce una hemorragia pueden usarse altas dosis de estrógenos y si no es efectivo habrá que hacer un legrado.

En el caso de que la causa sea un pólipo o mioma el tratamiento será quirúrgico para eliminarlo.

Si estas cerca de la menopausia o no tienes planeados futuros embarazos,  el sangrado altera tu vida diaria y no se ha resuelto por otros métodos, la histerectomía (extirpación del útero) será la solución definitiva.

Las alternativas de tratamiento son variadas dependiendo de cada circunstancia, pero recuerda que las irregularidades en la regla son muy comunes y la mayoría de las veces, no tendrán mayor importancia.

Para cualquier duda seguimos aquí, en Internet.

 

 

 

 

 

 

Etiquetado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *