embarazo a los 35

El embarazo después de los 35 es cada vez más normal en nuestro entorno.  La media de edad a la que las mujeres tienen su primer hijo está aumentando y se acerca a los 30 años, pero eso no es lo que la naturaleza había previsto.

Quizá te sorprenda saber que son las mujeres alrededor de los 24 años las mejor preparadas para tener un embarazo y un parto saludables.

Si has pasado de los 30, seguramente eres muy joven para la inmensa mayoría de los objetivos que quieres conseguir. Pero para quedarte embarazada te estás haciendo mayor.

No te ofendas, simplemente las cosas son así.

¿Quiere esto decir que no debes buscar un embrazo después de los 35?

Por supuesto que no.

Es más, el número de madres entre los 40 y 50 años e incluso mayores ha aumentado espectacularmente en las dos últimas décadas y casi todas tiene embarazos sin problemas y bebés perfectamente sanos.

Pero los riesgos que suponen el embarazo y el parto para ti y tu bebé aumentan con tu edad  y si conoces los riesgos de un embarazo después de los 35, podrás tomas una decisión informada sobre si retrasar el momento de ser madre o no, en el caso de que tus circunstancias te lo permitan.

Y si no te lo permiten, serás capaz de tomar las medidas necesarias para prevenir los problemas que puedan presentarse.

Si rondas los 40, estás en buena forma física y has conseguido el embarazo de manera natural es probable que tu embarazo sea igual que el de una mujer 10 años más joven.

Pero si te has quedado embarazada con la ayuda de técnicas de reproducción asistida, tienes un poco de sobrepeso, una ligera hipertensión o prediabetes, entonces tu embarazo debe ser estrictamente controlado.

Revisa conmigo los riesgos de un embarazo después de los 35.

Lo primero es que no hay acuerdo en lo que se llama “edad materna avanzada”. Unos autores consideran que es a partir de los 35, otros a partir de los 38 y otros a partir de los 40.

Con las técnicas de reproducción asistida se han conseguido embarazos en varias mujeres de más de 60 años y en una de 70. Aunque la ciencia lo permite, no es recomendable. Las clínicas de fertilidad suelen poner límites de edad para iniciar los tratamientos.

La mujer más mayor que consiguió un embarazo de forma natural tenía 57 años.

Primera dificultad: tu fertilidad disminuye con el tiempo.

El primer problema que vas a encontrar para tener un embarazo después de los 35 es que te va a ser más difícil conseguirlo.

La probabilidad de quedarte embarazada de forma espontánea en doce meses va descendiendo progresivamente con la edad. Es del 75% si tienes 30 años, del 66% si tienes  35 y del 44% si tienes 40.

Se debe a que con la edad, la calidad y el número de tus ovocitos son menores y es más probable que tengas alteraciones hormonales o hayas sufrido alguna patología ginecológica como endometriosis, enfermedad pélvica inflamatoria, pólipos o miomas que dificulten el embarazo.

Por eso, si tienes más de 35 años y no te quedas embarazada de forma espontánea tras 6 meses de intentarlo, es aconsejable un estudio de fertilidad.

Si estás en los 40, no debes esperar más. El estudio debe hacerse cuanto antes.

Embarazo conseguido: esto no ha hecho más que empezar…

Sí, porque la probabilidad de que existan complicaciones también aumenta con la edad.

¿Cuáles son las complicaciones de un embarazo después de los 35?
  • Tienes entre 4 y 8 veces mayor riesgo de un embarazo ectópico si eres mayor de 35 años. Esto se debe a que también es más probable que tengas antecedentes de patología ginecológica previa.
  • La tasa de abortos espontáneos también aumenta. Existen varios estudios, pero concretamente uno habla de un 9 % de abortos espontáneos en mujeres veinteañeras y de un 75 % en mujeres mayores de 40 años. Una de las autoras del estudio lo expresó diciendo que “conseguir el embarazo después de los 40 es tener sólo ganada la mitad de la batalla”.
  • Incluso si lo has conseguido sin recurrir a las técnicas de reproducción asistida es más probable que tu embarazo sea múltiple.
  • El riesgo de muerte fetal aumenta sin que se pueda explicar el motivo. Debes saberlo, pero no preocuparte en exceso. En cualquier caso y en nuestro entorno, el riesgo absoluto de muerte fetal es muy pequeño incluso en madres de edad avanzada.
  • Con la edad aumenta el riesgo de que el feto tenga alguna anormalidad cromosómica, como el síndrome de Down. A los 20 años el riesgo es de 1 entre 1.500, a los 40 es quince veces mayor, de 1 entre 100. Para evaluar el riesgo individual existen varios métodos de screening que te ofertará tu ginecólogo y métodos diagnósticos a los que puedes recurrir si es necesario.
  • Varios análisis sugieren que los de defectos congénitos no cromosómicos, en particular las anomalías cardíacas, también son más frecuentes cuanto mayor es la madre.
  • Como el útero se adapta peor a los cambios que se producen en el embarazo, la placenta previa es 10 veces más frecuente en las mujeres mayores de 40 años que en las de 30. Sin embargo tampoco es un factor por el que debas agobiarte, porque el riesgo absoluto es muy bajo en ambos casos.
  • La diabetes gestacional es de dos a tres veces más frecuente si tienes más de 35 años, sobre todo si existe sobrepeso. Tendrás que hacerte estrictos controles de glucosa en sangre y mantener una buena actividad física, y en ocasiones será necesario tratamiento con insulina. Los bebés nacidos de madres con diabetes gestacional son más grandes que la media y pueden tener problemas en el parto. Aunque esta diabetes suele desaparecer después del parto, en mujeres mayores es más probable que se convierta en crónica.
  • La preeclampsia es una enfermedad en la que casi no hay síntomas, pero si no se detecta puede derivar en eclampsia, una situación muy grave que obliga a terminar el embarazo y amenaza la vida de la madre y el feto. Son enfermedades relacionadas con la hipertensión y por ello más frecuentes entre mujeres mayores de 40 años. Aquí tengo que decir que entre las menores de 20 años también el riesgo de preeclampsia aumenta. Si tienes problemas hipertensivos, debes ser cuidadosamente controlada durante tu embarazo.
  • Cada vez nacen más niños prematuros y con bajo peso, lo que está relacionado con que cada vez las madres lo son a mayor edad. Pero, y esto es una buena noticia, un niño prematuro nacido de una madre mayor no tiene más riesgo de problemas a largo plazo que un prematuro de igual tiempo nacido de una madre más joven. Hay estudios que indican incluso que si eres mayor y tu niño es prematuro, tendrá mejores expectativas de salir adelante.
  • Eso sí, es bastante más probable que tu parto sea por cesárea si tienes más de 35 años.
  • Pero además, cuanto mayores nos hacemos más “achaques” tenemos: hipertensión, sobrepeso, enfermedades cardiovasculares… Por este motivo las embarazadas de más de 35 años tienen de dos a tres veces mayores tasas de hospitalización que las embarazadas más jóvenes.
El embarazo después de los 35 ¿tiene algún riesgo para tí después de que haya nacido tu bebé?

Hay algunas investigaciones que muestran que es más probable que mujeres que han tenido hijos a una edad más tardía desarrollen cáncer de mama en los 15 años siguientes, si se comparan con mujeres de la misma edad que nunca habían tenido hijos. Y este riesgo era hasta un 26% mayor en las mujeres mayores de 35 años. Después de los 15 años, el riesgo volvía a ser el mismo para ambos grupos. En cualquier caso, se necesitan más estudios para confirmar este hecho.

Como el embarazo somete al corazón y sistema circulatorio de la madre a un gran esfuerzo, puede provocar el comienzo de problemas cardíacos o hipertensivos que hubiesen comenzado mucho más tarde. Si tienes la tensión arterial baja y no tienes sobrepeso o tus niveles de glucosa en sangre son normales, estupendo. Pero si estás en los límites de la normalidad el embarazo puede ser el detonante de la enfermedad. Algunas veces se producen situaciones muy graves como la miocardiopatía periparto.

El embarazo después de los 35 tendrá algo bueno…

Pues sí.

Existe un estudio en niños mayores de 5 años que compara el desarrollo de estos niños según la edad a la que los tuvieron sus madres. Los hijos de madres más mayores estaban más sanos y tenían un desarrollo mejor: se hacían daño menos veces, estaban mejor vacunados y tenían más capacidades sociales y del lenguaje.

Esto lo explican los autores por la mayor estabilidad emocional y económica que suele acompañar a la edad.

Tú decides, pero con toda la información.

Con el desarrollo actual de la medicina es posible conseguir un embarazo después de los 35 que sea perfectamente sano y normal, pero si tu intención es retrasar tu maternidad, que sea conociendo los riesgos. Sobre todo para estar preparada y poder disminuirlos en lo posible.

Ten en cuenta que unos hábitos de vida sanos en los años anteriores al embarazo, como mantener un peso y actividad física adecuados, no fumar y no consumir alcohol son imprescindibles para obtener el mejor resultado.

Aunque la consulta preconcepcional no está muy extendida en nuestro entorno, sí lo está en otros países y es el lugar donde, con tu médico, debes evaluar tu riesgo individual y planificar las medidas necesarias para disminuirlo.

Aquí seguimos por si tienes alguna duda que te podamos resolver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *